'Primero y Ante todo'

24 de septiembre, 2021 - Malawi
Ellen and Iyad

Un equipo médico compuesto por marido y mujer de Wisconsin, aprenden que un corazón de servicio inicia y termina con un corazón para Dios.

World Medical Mission
012004
$
Donar

La mujer sollozante acurruca su cabeza junto a los pies del niño, quien yace sin vida en la cama del salón pediátrico. Su hijo de 4 años de edad sucumbió a la malaria, la principal causa de muerte en los niños de Malawi.

Tantos niños se han enfermado por esto y durante la semana pasada Ellen Hanson, una voluntaria de World Medical Mission ha administrado líquidos intravenosos a muchos de ellos en el Hospital Nkhoma. El mismo corazón de una madre se estremeció de solo mirar a la mujer estresada.

Ellen and Iyad are serving together in medical missions for God's glory.

Ellen y Iyad sirven juntos en las misiones médicas para la Gloria de Dios.

"Habían otras madres en el salón al mismo tiempo y una fue a consolar a esta pobre mujer", dijo Hanson. "Puse mis brazos a su alrededor y la abracé por 10 o 15 minutos mientras ella lloraba. No podía hablar su idioma, pero las palabras no fueron necesarias. Solo estar presente fue suficiente".

Aunque Hanson no pudo salvar al niño fallecido, ella trató de consolar a su madre. Después de todo, esa es la principal razón por la que ella y su esposo Iyad Saleh vinieron a Malawi en enero, para ser los brazos y pies de Jesucristo.

Tanto en los hospitales remotos, como en medio de los brotes del cólera y Ebola, terremotos, campamentos de refugiados y zonas de guerra, no hay una situación o un lugar en la tierra donde Hanson, una enfermera de emergencias y cirugías y Iyad Saleh, un asistente de anestesiología, no han ido, dirigidos a donde Dios los ha llamado a aliviar el sufrimiento humano.

La insaciable pasión por servir los ha inspirado a participar en más de 60 misiones y viajes humanitarios, tanto en pareja, como individualmente durante los últimos 25 años. Es también la fuerza que los unió y los llevó a su ceremonia matrimonial en un Hospital Móvil de Emergencias en Ecuador, en el 2016.

Un deseo de servir

Hanson creció en un hogar cristiano y entregó su corazón a Jesús cuando era una niña. Ella recuerda ver las fotos de niños muriendo de hambre en Etiopía, en la revista de National Geographic de su papá, a los ocho años de edad. Esas imágenes de personas demacradas la afectaron profundamente. Hanson supo entonces que quería convertirse en una enfermera.

Iyad trabaja con un paciente con cáncer.

Iyad trabaja con un paciente con cáncer.

Su primer trabajo con Samaritan's Purse llegó en el 2011, cuando atendió a pacientes del cólera en la unidad de tratamiento de Haití. También ayudó a atender los pacientes afectados por el Ebola, por tres semanas en el 2014, en nuestras instalaciones en Liberia.

Saleh creció en Siria y llegó a Estados Unidos a la edad de 16 años, con planes de convertirse en un doctor. Él recibió su diploma universitario trabajando para pagar sus estudios y fue aceptado en la escuela de medicina. Un error en su visa, sin embargo, hizo que se retrasaran sus estudios médicos ese año.

"Me enteré que podía registrarme inmediatamente en el programa para asistente de anestesiología en al Universidad Emory de Atlanta, por lo que hice eso en su lugar. Realmente me gustó y decidí quedarme en el programa", dijo él.

Mientras tanto, Saleh empezó a asistir a iglesias y a entender las creencias básicas del cristianismo. Fue un proceso gradual y en medio de su búsqueda de respuestas él encontró a Jesús.

Ellen has traveled to different countries to share God's love.

Ellen ha viajado a diferentes países para compartir el amor de Dios.

Él también se involucró en el trabajo misionero, incluyendo 20 viajes a Haití para ayudar en la construcción y proyectos de agua, seguido de viajes médicos a países en Centro y América del Sur.

Irónicamente, Saleh y Hanson fueron empleados por muchos años del Centro Médico Luterano Gundersen, en Wisconsin, pero trabajaron en diferentes departamentos y nunca se conocieron.

"He trabajado en el hospital por 35 años y Iyad por 20", dijo Hanson. "Nos conocimos en un viaje médico a Etiopía en el 2014 que fue auspiciado a través de nuestro hospital en conjunto con el Proyecto Mercy".

El hospital patrocinó otro viaje el siguiente año y los dos, divorciados y devotos a servir a Jesús, empezaron una amistad.

Nupcias en la sala de operaciones

En abril del 2016, un terremoto de magnitud 7.8 en Ecuador destruyó el área de hospitales, dejando a muchas personas con necesidad de cirugías para huesos rotos y cuidados médicos de rutina. Hanson y Saleh se registraron para servir con Samaritan's Purse y esa fue la primera vez que fueron enviados junto con un Hospital Móvil de Emergencias.

Los dos fueron unos de los primeros de los miembros del equipo en llegar, por lo que trabajaron duro en construir y establecer las tiendas pasajeras del hospital móvil. Además de sus funciones de anestesiólogo, Saleh ayudó en el funcionamiento de un generador y operó una máquina esterilizadora.

"Esa es una de las cosas que amo del trabajo misionero", dijo él. "Trabajas fuera de tu zona de confianza. Yo alcanzo más en ese tipo de situaciones".

Algo más fuera de lo ordinario sucedió ese mes en Ecuador. La pareja ya era novios por algún tiempo y estaban contemplando el matrimonio.

"Decidimos comprometernos a una vida de servicio para Jesús".

"Decidimos comprometernos a una vida de servicio para Jesús y el uno con el otro, en medio de un desastre en el hospital móvil", dijo Hanson.

"Sí, qué mejor lugar para casarnos, estando entre las personas de Dios", agregó Saleh. "Tuvimos la ceremonia dentro de la sala de operaciones en la tienda, justo después de los devocionales del personal. Luego, empezamos nuestro día de trabajo".

Algunos de los 50 o 60 miembros del personal que participaron, jugaron un papel importante durante el evento. Uno de los miembros del equipo de logística, quien es también un pastor ordenado, ofició la ceremonia.

Un empleado del hospital móvil que toma fotografías en ceremonias de matrimonios trajo su cámara para que la pareja tuviera fotos de su matrimonio. Y como una forma de agradecimiento por el cuidado que un ser querido recibió, la familia de un paciente llevó un pastel a la tienda en siguiente día. ¡Por lo que los recién casados tuvieron un pastel de matrimonio también!

Ellen y Iyad se casaron en Ecuador en uno de nuestros Hospitales Móviles de Emergencias.

Ellen y Iyad se casaron en Ecuador en uno de nuestros Hospitales Móviles de Emergencias.

Sin embargo, sus cinco semanas en el Hospital Móvil de Emergencias en Mosul, Irak, en 2017 fue una experiencia memorable por diferente razones.

La seguridad era estricta y el sonido de las bombas de los explosivos cercanos exasperaban los nervios "Había una presencia del enemigo impregnado en el suelo y el aire alrededor de nosotros. Cada día nuestro equipo oraba por la protección de Dios", dijo Hanson.

Haber vivido en medio de la guerra en Siria, viendo niños venir a las salas de operaciones con heridas de ametralladoras, trajo imágenes inquietantes que perseguían a Saleh desde su juventud.

"Cuando tenía 7 o 8 años de edad, estaba jugando afuera con mi mejor amigo cuando vimos lo que parecía un osito de peluche en la calle. Corrimos para recogerlo, pero mi amigo corrió más rápido que yo", recuerda Saleh. "Él recogió el juguete y le explotó, matándolo".

Saleh estaba profundamente conmovido durante las visitas de los pacientes jóvenes en la sala post-operaciones de recuperación del hospital móvil. Cuando los niños lo escuchaban hablar en su idioma nativo arábico, todos tenía una súplica en común.

"Ayúdame a encontrar a mi mamá, mi papá. Muchos de ellos estaban llorando. Era terrible", dijo él.

Creciendo con Dios

Quizás fue el horror de ver tantas muertes de civiles o las batallas espirituales que carcome las consciencias. Cuando Saleh y Hanson regresaron a Wisconsin, estaban convencidos.

"Cualquier cosa se puede convertir en un ídolo, hasta el servicio", reflexionó Hanson. "Y Dios nos ha estado mostrando que servir se ha convertido en ídolo. Nos dimos cuenta que se había convertido más en lo que nosotros éramos cuando estábamos sirviendo y las personas que servíamos, que sobre nuestra relación con Dios".

Iyad está dedicado a cuidar de las personas en situaciones desesperantes.

Iyad está dedicado a cuidar de las personas en situaciones desesperantes.

Ellos pasaron los siguientes años luchando con una serie de circunstancias dolorosas. Hanson dijo que Dios usó esos retos para quebrantar su orgullo, reajustar sus actitudes y reasignar sus prioridades, para que ellos estuvieran comprometidos a ponerlo a Él primero en sus vidas.

Ellos retomaron luego sus viajes misioneros con un mejor propósito y celo."Cuando Dios te llama, tu no puedes decir no. Jesús no vino a la tierra a ser servido, Él vino a servir. Esto es en definitiva lo que todos nosotros Sus seguidores estamos supuestos a hacer", dijo Saleh. "No hay nada más satisfactorio en la vida que hacer la diferencia en la vida de alguien más".

Gracias a los horarios flexibles y supervisores amables, la pareja ahora realiza al menos dos viajes cortos al año con World Medical Mission, además de viajar con otras organizaciones. Estos servicios incluyen los viajes de 2021 a el Hospital Galmi en Niger y el Hospital Misionero Nkhoma en Malawi.

"Cuando Dios te llama no puedes decirle que no".

Cirugías de cesárea y casos de trauma fueron los procedimientos en los que participaron en Nkhoma, ya que una serie de cirugías fueron postergadas debido a las preocupaciones del COVID-19. Uno de los pacientes que recuerdan más es un niño de unos 11 años de edad que fue mordido en una pierna por un cocodrilo, mientras nadaba en un río.

Con recursos limitados, los hospitales misioneros no pueden usualmente administrar la droga epidural o medicamentos fuertes para el dolor simplemente porque no están disponibles. Por lo que, parte de la labor de Saleh en los hospitales, es enseñarle al personal cómo bloquear los nervios y técnicas avanzadas de anestecia.

Saleh le hizo un bloqueo al niño para poder limpiar la herida de tres días en su pierna, que ya estaba infectada. Hanso continúa hablándole al niño para darle seguridad. Pese a que el niño estaba nervioso, él se mantuvo calmado durante todo el proceso.

Iyad and Ellen serve in Jesus' Name and for His glory.

Iyad y Ellen sirven en el nombre de Jesús y para Su gloria.

Para Hanson, uno de los aspectos más relevantes en Malawi fue la experiencia de ir a las aldeas con el personal del hospital, a realizar clínicas de salud. El alto número de muertes de malaria entre los niños del salón de pediatría la había entristecido y frustrado. Ella estaba muy entusiasmada de ayudar con las vacunas contra la malaria para docenas de bebés y niños.

Hanson también reconoce algunas limitaciones en su trabajo de corto tiempo. La barrera del idioma hace difícil tener conversaciones espirituales con los pacientes y el poco tiempo en los hospitales limita la oportunidad de establecer relaciones cercanas con el personal.

"Veo nuestra función como motivadores del personal local", explicó Hanson, "al llevarles suministros médicos que necesitan, artículos para alentarlos personalmente como chocolates y videos de películas de misioneros a largo plazo; así como un mes de vacaciones para el personal mientras nosotros cubrimos sus turnos".

Pese a que Saleh y Hanson dedican la mayor parte de su tiempo trabajando en las salas de operaciones o atendiendo pacientes en el salón de emergencias y pasillos, la pareja pasa tiempo con el Señor como una parte esencial de cada día. Esto ha sido un cambio intencional de los primeros años cuando creíamos que horario muy ocupado estaba agradando a Dios más que tener una comunión con Él.

"Hemos aprendido definitivamente la importancia de enfocarnos en nuestra relación con Jesús primero y ante todo. Tienes que mantener esa relación primero y todo lo demás fluirá desde ahí. Esto es lo más importante que las personas a las que estás sirviendo", dijo Hanson.

"Esto es lo que Dios nos ha llamado a hacer y lo que deseo transmitir, que cada persona puede tener un ministerio, ya sea que estés sosteniendo la mano de alguien en una casa de cuidados o tejiendo un gorro para los indigentes", concluyó ella. "Dios puede usarte donde estés. Todo es cuestión de tener un corazón para Dios".

Hay una necesidad urgente de voluntarios médicos cristianos que puedan servir en viajes de corto tiempo en nuestros hospitales misioneros asociados. Para más información y para enviar tu solicitud, visita: samaritanspurse.org/wmm.

APOYO
A Medical Missionary in Haiti
World Medical Mission World Medical Mission fue establecido en 1977 para asistir a cirujanos generales que deseaban ir de voluntarios en viajes misioneros a corto plazo. Hoy en día, cientos de doctores cristianos voluntarios, así como dentistas y otros profesionales médicos, trabajan en hospitales y clínicas misioneras alrededor del mundo. También enviamos personal del Departamento de biomedicina y de bodegas, quienes proveen los equipos y suministros de suma necesidad para estas instituciones médicas.

World Medical Mission 012004
$

Más

Español
Quantcast