A Syrian mother carrying her son
Perseguidos pero no olvidados

Sirviendo al enfermo en medio de la guerra civil

Mace diez años, las protestas democráticas en Siria fueron eliminadas con una violencia fatal, llevando a la nación a la guerra civil. En la última década, mientras las batallas continuaban, los gobiernos internacionales se unieron a la pelea. El caos y violencia consiguientes han dejado a los civiles de Siria hambrientos, desplazados y confundidos.

De los 23 millones de personas que vivían en Siria al inicio de la guerra civil, más de 5 millones han huido, convirtiéndose en refugiados en el exterior. Casi 7 millones están desplazados internacionalmente. Samaritan's Purse se encuentra ahí brindando servicios de salud para los muchos que lo necesitan.

A Syrian man outside the Samaritan's Purse clinic

Una devastación difícil de explicar

Una de las personas que estamos ayudando es Babr.* Él atendía su propio negocio, trabajando la tierra, cuando los soldados de una nación vecina invadió su campo. Aterrorizado, tomó a su familia de nueve y huyó para salvar sus vidas, llevando consigo solo su ropa en sus espaldas. Su hogar, propiedades y todo lo que era familiar para ellos les fue arrancado. Eso sucedió hace dos años y aún no saben si podrán regresar algún día. Como muchas otras personas de Siria, Babr y su familia ahora viven en un campo para personas desplazadas, su independencia se les ha resbalado como arena entre los dedos.

"Si dejas tu hogar, tu tierra, todo y vienes a vivir en una carpa después de vivir en una casa, eso es un gran sufrimiento", dijo Babr. "No lo puedo explicar en dos oraciones. Es duro para mí aceptar cómo puedo vivir en un campamento".

De repente, todas las cosas importantes en la vida se redujeron a simplemente sobrevivir. El agua es escasa y la poca que reciben está contaminada, por lo que su esposa se enferma con frecuencia de dolores de estómago y sus niños sufren de diarrea.

Cubriendo las necesidades urgentes

Samaritan's Purse abrió una clínica médica en el campamento para cientos de familias como la familia de Babr. Es atendida por doctores locales y enfermeras que también están desplazadas. La clínica ofrece servicios ambulatorios de medicina interna, pediatría y obstetricia/ginecología, así como partos asistidos por una partera y servicios de ambulancia para la transportación al hospital. Para aquellos que han sufrido mucho, le dan la bienvenida a este excelente servicio y ser tratados con genuina compasión.

Antes que la clínica existiera, Babr tenía que alquilar un carro para llevar a su hijo al doctor en la ciudad. Estos gastos, combinados con el costo del tratamiento, eran demasiado para él, pero lo soportaba para ayudar a su hijo con sus problemas digestivos. Desde que cambió a la clínica de Samaritan's Purse donde las consultas y medicinas son gratis, Babr ha podido ahorrar 20.000 libras sirias (aproximadamente $16) para comprar comida y ropa que necesita su familia.

"Las cosas que se ofrecen gratuitamente son un gran apoyo", dijo Babr. "Muchas gracias. La clínica es un buena idea para las familias que viven en las carpas porque no tienen hogar.

Babr y su esposa han sufrido mucho debido a la guerra civil. Pero sus preocupaciones son como las de la mayoría de padres, esperan una vida mejor para sus hijos. Una de las alegrías más grandes de Babr es saber que su hijo está saludable otra vez. "¡Él está muy feliz!".

Inaya and her son

Turnándose para ver al doctor

Inaya* también vive en el campamento y toda su familia está enferma. Ellos tienen que turnarse para ver al doctor, porque la demanda de los servicios de la clínica es muy alta, que solo permite un paciente por familia cada día.

El hijo de Inaya de 4 años tenía tos, fiebre y falta de apetito. Cuando finalmente pudo ver al doctor en la clínica, se marchó con medicinas que le ayudaron a tratar su condición. El día antes de su visita, su padre había recibido un tratamiento y el siguiente día fue el turno de su madre.

Además, la familia de Inaya tiene que lidiar con la falta de agua y la lucha por la electricidad, que solo reciben una hora al día en el campamento. Cuando la oscuridad cubre el área al final del día, no pueden ver las serpientes o escorpiones que se arrastran alrededor y muchos terminan picados o mordidos. Estos representan parte de la gran demanda de la clínica.

La familia de Inaya ha tenido que luchar con estas crudas realidades por nueve meses. Ellos tenían una casa y tierra en la ciudad antes de que la violencia explotara, pero después de huir por su seguridad, han tenido que vivir en una escuela y ahora en un campamento.

"Esta clínica es muy importante para nosotros porque la mayoría no tenemos carro para ir a la ciudad a recibir tratamiento para nuestras familias", dijo Inaya agradecida. "Es el único centro de salud en el campamento".

Samaritan's Purse apoya dos clínicas en Siria con personal y suministros. Además, provee comida de emergencia para las familias y está reconstruyendo una iglesia, en esta nación desvastada por la guerra.

*Se cambió el nombre por motivos de seguridad

"Este es el único centro de salud en el campamento".
Ayuda para el Medio Oriente
013711
$
Da Esperanza
Español
Quantcast