Una ayuda segura en momentos de angustia

29 de septiembre, 2021 - República Democrática del Congo
Una madre aprende a coser en nuestro lugar seguro en Bunia, mientras su niño pequeño la observa.
Una madre aprende a coser en nuestro lugar seguro en Bunia, mientras su niño pequeño la observa.

Dios está llevando esperanza, sanidad y entrenamiento vocacional a través de nuestro proyecto Safe Haven, para las mujeres vulnerables y desplazadas de Bunia, en la República Democrática del Congo.

Ayuda a las mujeres alrededor del mundo
013977
$
Donar
Cuando Marie* huyó de su aldea con sus cinco hijos, no había tiempo para que esta mujer viuda, de 34 años de edad, le pudiera explicar a sus niños pequeños la razón por la que tenían que abandonar su hogar de forma súbita.

Marie está disfrutando su entrenamiento por medio del cual está aprendiendo a coser, mientras conoce más sobre Jesucristo.

Marie está disfrutando su entrenamiento por medio del cual está aprendiendo a coser, mientras conoce más sobre Jesucristo.

La violencia e inseguridad han llegado como tormenta en los últimos años en la República Democrática del Congo (DRC por sus siglas en inglés). Un estimado de 1.7 millones de personas han tenido que buscar refugio temporal en sitios como Bunia, en la provincia Ituri.

Pero los campamentos para personas desplazadas internamente presentan su propio riesgo para las poblaciones vulnerables. Pese a que Marie y sus hijos escaparon el conflicto armado, no se sentían seguros en su nuevo "hogar".

Como respuesta a esta preocupante situación que Marie y muchos otros compartieron, Samaritan's Purse estableció un lugar seguro, principalmente para mujeres y niños, dentro del campamento en Bunia. Nuestro sitio le da la bienvenida a los refugiados y les permite participar en entrenamientos donde aprenden nuevos oficios, de los que podrán depender para el futuro.

"Ahora estoy aprendiendo un oficio", dijo Marie, compartiendo cómo está desarrollando sus habilidades en la costura, bordado y como estilista a través de nuestros instructores. "Este proyecto ha abierto y modificado nuestra mentalidad con respecto a lo que es posible. Ha renovado nuestra esperanza".

Marie está muy agradecida por aprender de otras mujeres que le están enseñando sobre Dios. Ella recibió a Jesucristo como su Señor y Salvador durante un proyecto anterior de Samaritan's Purse. Está deseosa de crecer en su fe y en su conocimiento profesional.

Un lugar para sanar

Al enseñar oficios laborales, en medio de un ambiente amigable, nuestro personal puede mostrar el amor de Jesucristo de una forma tangible. El proyecto Safe Haven también le da a las mujeres una oportunidad de superar sus heridas invisibles, pero profundas, a través de consejería de trauma y el proceso de pérdida. Nuestro equipo ora regularmente por los participantes y comparte la Palabra de Dios por medio de la lectura diaria de la Biblia. Finalmente, el programa también tiene un componente social y de recreación que incluye cantar y bailar.

Our instructors provide useful instruction and also emotional and spiritual to the many struggling women they serve.

Nuestros instructores proveen entrenamiento útil y también apoyo emocional y espiritual a muchas de las mujeres a las que sirven y que están luchando.

Este contexto lleva a veces a oportunidades para compartir las Buenas Nuevas del Evangelio. Muchos participantes ven el proyecto como una forma de Dios de sanarlos y rescatarlos de circunstancias difíciles.

"Esta organización nos escucha; ellos nos aman", dijo Therese*, una joven de 19 años, quien está a cargo de un niño de 9 años que quedó huérfano recientemente. "Estaba muy desesperada por esta vida y deseaba morir; pero al escuchar la Palabra de Dios, sentí un cambio en mi vida a nivel espiritual".

El lugar de Bunia es uno de los muchos proyectos Safe Haven que Samaritan's Purse estableció a través de DRC, para ayudar a las poblaciones afectadas y vulnerables del país. Muchas de las personas que estamos ayudando son jóvenes: algunas son madres adolescentes solteras; otras perdieron a sus maridos en la guerra o por enfermedades.

"Nos han dado un lugar para florecer", dijo Therese. "Estamos muy agradecidas por ellos".

De los muchos pasajes de la Biblia que nuestro personal y los participantes citan con frecuencia, el Salmo 46 se erige en sus mentes como el favorito, ya que les recuerda Quién es su verdadero safe have (refugio seguro):

"Dios es nuestro amparo y nuestra fortaleza, nuestra ayuda segura en momentos de angustia. Por eso, no temeremos aunque se desmorone la tierra" (versos 1-2a, NVI).

Por favor, únete en oración con nosotros por esta situación al este de DRC y pide que esta nación conozca la paz duradera. Ora por las muchas personas que están en nuestro programa Safe Haven, para que ellos puedan experimentar una renovación de esperanza a través de Jesucristo.

*Los nombres se han cambiado por motivos de seguridad.

APOYO
Ayuda a las mujeres alrededor del mundo Después que su esposo e hijos murieron, Noemí se sintió sin esperanza y no quería siquiera responder a quienes la llamaban por su nombre. Ella le dijo a sus amigos de Belén: "Llámenme Mara, porque el Todopoderoso ha colmado mi vida de amargura" (Ruth 1:20). Pero su nuera Ruth nunca la abandonó en su desesperación y eventualmente la bendijo con un nieto, quien se convirtió en el abuelo de el rey David. Tal y como el Señor restauró el gozo de Noemí, Él continua sosteniendo y redimiendo las vidas de las mujeres que han sido oprimidas, marginadas o en extrema pobreza. Nuestros proyectos alrededor del mundo apoyan, protegen y bendicen a mujeres vulnerables en el nombre de Jesucristo. Tu donación de $30 puede ayudar a proveer ya sea clases de nutrición para las madres que tienen bebés; un programa de alcance para proteger a las mujeres de abuso y explotación o un entrenamiento vocacional para las que están determinadas a darle a sus familias una vida mejor.

Proyectos de mujeres 013977
Donación sugerida: $30
$

Más

Español
Quantcast