¿Hay un lugar para mí?

26 de julio 2022 – Etiopía
Por medio de un lugar seguro, capacitación de habilidades, consejería bíblica y comunidades que se interesan y son Cristo-céntricas ayudamos a mujeres en Etiopía y en el mundo a superar la esclavitud sexual y empezar una nueva vida.
Por medio de un lugar seguro, capacitación de habilidades, consejería bíblica y comunidades que se interesan y son Cristo-céntricas ayudamos a mujeres en Etiopía y en el mundo a superar la esclavitud sexual y empezar una nueva vida.

El trayecto de Liya para dejar la prostitución brilla con esperanza para otras en Etiopía.

Ayuda a las mujeres alrededor del mundo
013977
$
Donar

Cuando María y José llegaron a Belén, poco antes del nacimiento de Jesucristo, la Biblia dice que “no había lugar para ellos” (Lucas 2:7).

Este mismo sentimiento experimentan muchas mujeres en Etiopía y en el mundo el día de hoy. De casas rodantes a las grandes ciudades, van en busca de trabajo, ecuación o un futuro mejor que el que dejan atrás.

Pero es difícil de encontrar. Más bien, estas jóvenes descubren la discriminación, la pobreza y que “no hay lugar para ellas”, excepto con aquellos que quieren explotarlas.

Liya* lo sabe bien. Después de crecer en la Etiopía rural, ayudó a su familia a sobrevivir al vender frutas y verduras. Luego, con valentía, se mudó a Addis Ababa, la capital de Etiopía, para buscar un mejor trabajo. Pero había pocas opciones. Hasta que se le aconsejó vender su cuerpo para subsistir. Antes de esto, Liya ni siquiera había oído la palabra “prostitución”.

Le siguieron años difíciles. Liya se embarazó, el padre desapareció y la vida se oscureció. Pero Dios estaba ahí para Liya. Obró por medio de las oraciones y la generosidad de donadores como tú para mostrar que hay un lugar para ella y nueva vida en Jesús.

Liya se conectó con el personal de un colaborador de Samaritan’s Purse que ayuda a mujeres en riesgo. Mientras el personal le ministraba en la calle, le ofrecieron una salida de la explotación sexual que enfrentaba cada noche, y Liya aceptó. Quería escapar con desesperación y lo único que necesitaba era una oportunidad.

“Tengo un futuro brillante delante. Sé que Dios me respalda”.


Junto con varias mujeres, Liya empezó un programa de apoyo de un año con nuestro colaborador. Ahí tenía un lugar seguro para dormir y una comunidad amorosa para ser sanada. Recibió capacitación para trabajar como mesera; le dieron comida, suministros de higiene y consejería, y le ayudaron a educar a su hija de tres años.

Aún mejor, Liya escuchó el Evangelio y encontró nueva esperanza en Jesús, “Dios con nosotros” (Mateo 1:23). “Entre más descubría sobre el amor de Dios, más se interesaba en seguir a Cristo”,dijo nuestro colaborador. Después de entregar su vida a Jesús, Liya es ahora un miembro de una iglesia local.

Y aunque la pandemia de COVID-19 ha traído tremendas dificultades a Liya y muchas otras, incluyendo posponer su educación, sabe que Dios está con ella. “Tengo un futuro brillante delante. Sé que Dios me respalda”, dice Liya con esperanza. “No me voy a preocupar”.

Este es un tiempo importante para Liya y las mujeres en Etiopía. El impacto de la pandemia continúa a intensificar la pérdida de trabajo, abuso y explotación. Una nueva ola de conflictos armados en el país también intensifica la violencia sexual y amenaza miles de vidas.

Tu apoyo puede hacer la diferencia al proveer lugares de refugio que ayudan a mujeres como Liya a caminar en fuerza, esperanza y dificultad en los días difíciles.

*Nombre cambiado

APOYO
Ayuda a las mujeres alrededor del mundo Después que su esposo e hijos murieron, Noemí se sintió sin esperanza y no quería siquiera responder a quienes la llamaban por su nombre. Ella le dijo a sus amigos de Belén: "Llámenme Mara, porque el Todopoderoso ha colmado mi vida de amargura" (Ruth 1:20). Pero su nuera Ruth nunca la abandonó en su desesperación y eventualmente la bendijo con un nieto, quien se convirtió en el abuelo de el rey David. Tal y como el Señor restauró el gozo de Noemí, Él continua sosteniendo y redimiendo las vidas de las mujeres que han sido oprimidas, marginadas o en extrema pobreza. Nuestros proyectos alrededor del mundo apoyan, protegen y bendicen a mujeres vulnerables en el nombre de Jesucristo. Tu donación de $30 puede ayudar a proveer ya sea clases de nutrición para las madres que tienen bebés; un programa de alcance para proteger a las mujeres de abuso y explotación o un entrenamiento vocacional para las que están determinadas a darle a sus familias una vida mejor.

Proyectos de mujeres 013977
Donación sugerida: $30
$

Más

Español
Quantcast