Regalos de Operation Christmas Child ayudan a construir una iglesia en Tanzania

29 de noviembre, 2017 - Tanzania

Dios está usando a un plantador fuerte de iglesias, con cajas en mano, para difundir las Buenas Nuevas de Jesucristo en las áreas aún sin alcanzar.

El pastor Marco Kayumbo viaja dos horas en su bicicleta para dirigir la Iglesia Maranata, que plantó en Kitomondo.

El pastor Marco Kayumbo viaja dos horas en su bicicleta para dirigir la Iglesia Maranata, que plantó en Kitomondo.

El viaje en bicicleta por el camino profundo de arena de Kitomondo, le toma al pastor Marco Kayumbo más de dos horas en llegar. Él ora y canta para pasar el tiempo.

Kitomondo es una comunidad rural en las afueras de la ciudad más grande de Tanzania, Dar es Salaam, donde el pastor Marco inició una iglesia hace casi dos años.

No fue fácil.

"Yo fui como un hombre con una pasión de hacer el trabajo de Dios y cuando llegué a ese lugar supe que era el lugar correcto", dijo el pastor Marco. "Pero entonces pensé: '¿qué voy a hacer ahora?'".

Después de su primer viaje, él sintió que había fallado. Ellos lo maldecían. No le daban un lugar para quedarse y hasta le lanzaban hechizos para que muriera mientras dormía o que al menos se fuera y nunca regresara.

El pastor Marco Kayumbo celebra con los miembros de la iglesia todo lo que Dios está haciendo a través de la Iglesia Maranata, en Kitomondo.

El pastor Marco Kayumbo celebra con los miembros de la iglesia todo lo que Dios está haciendo a través de la Iglesia Maranata, en Kitomondo.

Pero el pastor Marco es un plantador de iglesias veterano de 22 años de servicio y aprendió temprano que Dios siempre provee un camino. Además, un lugar fuerte como Kitomondo, era exactamente la clase de lugar que le había pedido a Dios que lo llevara.

"Fui a Kitomondo ya que es muy famoso por su brujería y oré a Dios que me diera gracia para ir a un lugar que estuviera totalmente sin alcanzar", dijo el pastor Marco. "Me gusta ir a las áreas más difíciles y por eso fui a Kitomondo".

Él ayunó y oró por una semana y Dios contestó sus oraciones de dos formas: los aldeanos empezaron a creer que el pastor Marco era invencible a sus brujerías y aún más importante, empezaron a creer que él y su Dios se interesaban en ellos.

Esto fue debido a que él regresó a la aldea con una muestra tangible de amor en 500 cajas de regalos de Operation Christmas Child para sus hijos.

Una caja de regalos es una 'herramienta muy poderosa'

Como en muchas áreas rurales de Tanzania, Kitomondo nunca ha visto nada igual, tantos regalos gratis con ninguna obligación. El pastor Marco dijo que es el poder de Dios trabajando a través de una simple caja de regalos que le permitió plantar iglesias en áreas tan difíciles de la costa de Tanzania.

No es tarde para empacar una caja"Cuando me das una caja de regalos y yo la tengo en mi mano, sé que es una herramienta muy poderosa", dijo el pastor Marco. "Si voy a algún lugar difícil, solo coloco las cajas de regalos en mi bicicleta y voy a ese lugar porque sé que va haber una apertura".

Las cajas de regalos crean sonrisas y abren las puertas para el Evangelio en Tanzania.

Las cajas de regalos crean sonrisas y abren las puertas para el Evangelio en Tanzania.

Después de la distribución inicial de cajas de hace dos años, docenas de niños se unieron al programa de discipulado La Gran Aventura . Una distribución adicional se programó para más de 180 niños ese mismo año. El año pasado, el pastor Marco realizó una distribución para más de 600 niños del área.

Alabado sea Dios que ahora la Iglesia Maranata de Kitomondo, la iglesia que el pastor Marco plantó, recibe cerca de 20 feligreses para adorar en sus reuniones de dos veces por semana.

Las reuniones públicas son una respuesta a las oraciones fervientes de muchos creyentes en la comunidad, muchos de los cuales estaban escondidos por su fe de sus vecinos musulmanes.

No más escondidos

Pastor Marco Kayumbo rides his bike twice weekly to preach at his church plant Maranatha Church Kitomondo. "I don't need money. I don't need a car. Just give me shoeboxes."

El pastor Marco Kayumbo viaja en su bicicleta dos veces por semana para predicar en la iglesia que plantó, la Iglesia Maranata Kitomondo.

El islam es la religión dominante en la mayor parte de la costa de Tanzania. La vida cotidiana se interrumpe cinco veces al día para las llamadas de oración de la religión musulmana que resuenan desde la torre minarete.

Muchos cristianos se mudaron a vivir a Kitomondo por trabajo y para proteger a sus familias, ellos adoptaron nombres e identidades musulmanas. Pero el poder del Evangelio ha fortalecido ahora a los creyentes a resurgir de entre las sombras. Y otros que estaban perdidos, han sido salvos.

"Yo predico y enseño la Palabra de Dios para que ellos no vivan en temor y se abran al cristianismo", dijo el pastor Marco, quien también mencionó que tanto él, como otros pastores que el adiestró, ahora están autorizados a enseñar en las escuelas. "El diablo ha fracasado en este lugar".

El pastor Marco Kayumbo ora en su estudio y lugar de residencia, donde duerme cuando visita Kitomondo.

El pastor Marco Kayumbo ora en su estudio y lugar de residencia, donde duerme cuando visita Kitomondo.

Las bendiciones de Dios se continúan manifestando. Los líderes musulmanes de Kitomondo se han convertido en unos de los grandes aliados de la iglesia, así como los propietarios locales, quienes han donado tierra para la iglesia y pronto se iniciará la construcción de un edificio que reemplace el santuario actual de techo de palos y muy fino.

El pastor Marco pasará la labor de Kitomondo a los pastores jóvenes que él ha estado entrenando.

"Siento que estoy cerca del final de mi ministerio y lo que deseo es tener miembros de la iglesia que puedan hacer la voluntad de Dios. Deseo levantar líderes que puedan ir y hacer el trabajo y yo voy con ellos para ayudar", dijo él. "Pese a que pienso que estoy cerca del final de mi vida, mi deseo es continuar creciendo y plantando más iglesias".

'Solo necesito cajas de regalos'

Hace casi cinco años, el pastor Marco nunca había escuchado sobre Operation Christmas Child, un proyecto de Samaritan's Purse. Él no había considerado las cajas de regalos como una herramienta para plantar iglesias.

Shoebox gifts can bless a child and her young mother with essential items, fun items, and the Gospel of Jesus Christ.

Las cajas de Operation Christmas child bendice a niños y padres. Lo más importante, es que los regalos abren oportunidades para hablar sobre el mejor regalo de Dios, Jesucristo.

Antes de empezar a usar las cajas de esta forma, iba a las comunidades y no esperaba nada más que rechazo y hasta violencia. "Ellos nos escupían y a veces los hombres nos perseguían con machetes y amenazaban de cortarnos en pedazos", dijo él.

Dios ha usado las cajas de regalos para alcanzar a los niños y reducir las barreras en las áreas rurales como Kitomondo, donde las personas sospechan de los extraños, especialmente aquellos que llevan una creencia y mensaje que reta al islam y a la cultura de la comunidad.

Las cajas de regalos, sin embargo, han podido comunicar algo más profundo que una ideología o una forma de vida. Han demostrado a los corazones esclavizados por el temor, que el amor de Dios es un regalo gratuito, comprado para ellos por Su hijo Jesucristo.

"No tengo palabras para explicar la importancia de estas cajas de regalos, pero sí puedo explicar lo que Dios ha hecho en frente de mis ojos", dijo el pastor Marco. "Estos individuos están en esclavitud sin Jesús, pero a través de las cajas de regalos, Él los ha hecho receptivos a nosotros. No necesito un carro. No necesito dinero. Solo necesito cajas".

Operation Christmas Child shoeboxes are being used to spread the Gospel in remote areas of Tanzania.

Más

Español
Quantcast