La fe se mantiene firme en medio del duelo en Mayfield

4 de enero 2022 – Estados Unidos
Each day's work in Kentucky begins and ends with prayer.
Cada día de trabajo en Kentucky empieza y termina con oración.

El tornado de Mayfield es una de las tormentas que ha fortalecido la fe en Dios de Janet Thomason y la importancia de la oración en todas circunstancias.

Ayuda para desastres en EE. UU
013622
$
Donar
Durante cinco minutos, Janet Thomason buscó refugio en un clóset para escobas mientras el tornado EF4 pasaba por su vecindario. Los vientos de 300 kilómetros por hora devastaron su comunidad, destruyendo seis o siete casas en su calle.

Janet Thomason received a special Bible from our team. Janet lived through the violent EF4 tornado Dec. 10 in Mayfield.

Janet Thomason recibió una Biblia especial de nuestro equipo. Janet experimentó el violento tornado EF4 el 10 de diciembre en Mayfield y dice que Dios le dio paz a través de la oración mientras el tornado devastaba su comunidad.

Janet y su amiga habían entrado al clóset cuando las sirenas empezaron a sonar. Luego el viento arreció. Usaron ollas y sartenes para proteger sus cabezas mientras aguardaban sentadas, con la esperanza que el tornado perdonara el armario en el que estaban. Janet pensó que, a final de cuestas, su principal protección era Dios. Empezó a orar por protección y paz, confiando a Dios sus vidas.

Sé un voluntario en Kentucky

“Realmente pensé que sería mi última noche en la tierra”, dijo Janet. “Agradecí a Dios por las bendiciones que Él me ha dado y oré por ir al cielo para estar con Él. Pensé que así sería”.

Janet llamó a su hermano. Mientras la tormenta caía, le dijo con lágrimas que no esperaba sobrevivir ni terminar la llamada.

“Oramos y le dije que lo amaba”, dijo. Gracias a la misericordia de Dios, guardó sus vidas. “El Señor nos ayudó”.

Cuando salieron de su escondite, milagrosamente su hogar estaba en pie.

En la oscuridad, Janet pudo ver los contornos de los árboles caídos alrededor de su hogar. “Cuando salimos del clóset había hojas y pasto”, Janet dijo, describiendo estos momentos de gratitud que ella y su amiga siguieran vivas. “Grité: ‘¡Huelo a pino! ¡Huele a pino!’”

Por la gracia de Dios nadie en la calle resultó lastimado, aunque muchas casas fueron destrozadas. “Todos en el vecindario estaban a salvo. Fue una respuesta a las oraciones de todos”, dijo Janet.

Oraciones contestadas por medio del pueblo de Dios

Samaritan’s Purse llegó a Mayfield, Kentucky, horas después que la tormenta azotó el 10 de diciembre. Hasta ahora, más de 1.600 voluntarios de todo el país han ayudado a cerca de 400 familias a remover árboles caídos, limpiar escombros, parchar techos y salvar posesiones personales.

Los voluntarios trabajan en Mayfield limpiando escombros de los hogares y propiedades.

Los voluntarios trabajan en Mayfield limpiando escombros de los hogares y propiedades.

Un ejército de voluntarios de Samaritan’s Purse, vestidos de naranja, llegaron a la calle de Janet. Un equipo ayudó a Janet a limpiar las ramas y parchar una parte del techo dañado.

Los equipos ayudaron a los vecinos a recobrar pertenencias y proveer apoyo espiritual y ánimo.

“Ay, fueron enviados por Dios”, dijo Janet. “Nunca pensé que equipos como estos hacían este tipo de trabajo. Que Dios los bendiga diez veces más”.

Más que la labor física, Janet vio el amor de Cristo reflejado en las sonrisas y el arduo trabajo de los voluntarios.

“Es Jesús – todos están representándolo aquí y ahora en la tierra. Él vive en todos nosotros y nos está ayudando cada día en medio de las batallas, en esto, en todo”, dijo Janet.

Como resultado de sus oraciones y la provisión de Dios, la fe de Janet en Dios se ha fortalecido debido a la tormenta. Aunque ha tenido que soportar muchas pruebas en la vida, sabe que Dios es bueno y la sostendrá. “Perdí a mi esposo y un hermano y [Dios] me ayuda a seguir adelante y sé que ayuda a los demás”.

Cuando los voluntarios de Samaritan’s Purse presentaron una Biblia autografiada por el equipo, Janet agradeció a cada uno por venir a su casa. También oró que Dios continuara bendiciéndolos en su regreso a casa.

“Les dije que Dios les bendijera y fuera con ellos y los mantuviera a salvo”, dijo Janet. “Fueron enviados por Dios. Se trata de trabajar en el nombre de Jesús”.

Samaritan’s Purse ha ayudado a más de 600 familias a recuperarse de estos tornados en Arkansas y Kentucky. En Nochebuena, tuvimos un almuerzo especial para familias de Mayfield, la comunidad más afectada. Aunque muchos no pudieron pasar la Navidad como solían, queríamos recordar a las familias que Dios los ama y no están solos ni olvidados.

Volunteers pray before each day's work in Mayfield.

Los voluntarios oran cada día antes de trabajar en Mayfield.

Para más información de cómo ayudar a las víctimas del tornado, visita SPVolunteer.org.

APOYO
Ayuda para desastres en EE. UU Samaritan's Purse moviliza y equipa a miles de voluntarios cada año para ayudar a las víctimas de emergencias dentro de EE. UU. que han sufrido por fuegos forestales, inundaciones, tornados, huracanes y otros desastres naturales. Después de los daños producidos por las grandes tormentas, usualmente nos quedamos para reconstruir casas para las personas que no tienen a dónde más acudir por ayuda.

Ayuda para desastres en EE. UU.
$

Más

Español
Quantcast